Estadounidenses responden al cambio climático

A medida que surgen los impactos del cambio climático, los estadounidenses están reconociendo cada vez más la amenaza de futuros problemas climáticos. Y están respondiendo.

Están tomando medidas para frenar el ritmo del cambio climático usando la energía más eficientemente, conservando la energía y cambiando a fuentes de energía bajas en carbono. Para asegurar una transición más rápida y eficiente hacia un futuro bajo en carbono, la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA, por sus siglas en inglés) publicó el Plan de Energía Limpia (CPP, por sus siglas en inglés) que, de implementarse en su totalidad, reducirá significativamente las emisiones de carbono de las centrales eléctricas, la mayor fuente de contaminación por carbono en Estados Unidos. El objetivo del Plan de Energía Limpia es reducir las emisiones de carbono del sector energético un 32% por debajo de los niveles de 2005 para el año 2030. El resultado mejorará la salud y el clima, beneficios valorados aproximadamente entre $55 y $93 mil millones en 2030, según la EPA.

Aunque las medidas para frenar rápidamente nuestras emisiones de gases de efecto invernadero son cruciales, también lo son las medidas para prepararse ante las consecuencias que ya están surgiendo por la alteración climática. Los estadounidenses, tanto a nivel local como nacional, en ambos sectores público y privado, están empezando a prepararse y a responder.

A continuación se presentan algunos ejemplos de lo que se está haciendo en todo el país:

Arizona

Water recharge system in Arizona
  • Arizona es parte de la Iniciativa Climática Occidental, un grupo de estados estadounidenses, provincias canadienses y estados mexicanos que desde 2007 están tratando de hacer frente al cambio climático mediante la reducción de los gases de efecto invernadero. En 2010, la iniciativa dio a conocer su plan para un régimen de comercio de derechos de emisión que permitiría reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 15% por debajo de los niveles de 2005 para el año 2020, de acuerdo con el Resumen del Diseño de la Iniciativa Climática Occidental.
  • El Departamento de Recursos de Agua de Arizona (ADWR, por sus siglas en inglés) administra el Programa de Recarga, que promueve un uso más eficiente del agua y la restauración de los acuíferos subterráneos para hacer frente a las condiciones de sequías más extremas que se esperan mientras el clima siga cambiando.

California

Wind turbines outside Palm Springs, CA
  • En un intento por reducir los impactos del cambio climático, California aprobó en 2006 la Ley de Soluciones al Calentamiento Global de California, el plan 'más completo' de reducción de la contaminación en todo el país. La ley requiere que el estado reduzca sus emisiones de gases de efecto invernadero a los niveles de 1990 para el año 2020, una reducción del 15% del uso actual. En 2015, mediante una orden ejecutiva, el gobernador Jerry Brown actualizó la meta de reducción a un 40% por debajo de los niveles de 1990 para el año 2030.
  • El alcalde de Los Ángeles, Eric Garcetti, se unió a los alcaldes de Filadelfia y Houston formando parte de la Fuerza de Tarea Climática del Presidente Obama y lanzando la Agenda Nacional de Acción Climática de los Alcaldes en los últimos 100 días previos a las negociaciones climáticas de las Naciones Unidas, a llevarse a cabo en Paris en 2015, según un boletín de prensa de la oficina del alcalde de Houston. Las metas de la Agenda incluyen el hacer llamados para establecer acuerdos vinculantes para reducir las emisiones a nivel federal y global, renovar o implementar reducciones de emisiones, garantizando que la justicia ambiental sea prioritaria, entre otros aspectos.

Colorado

Highway 70, Denver
  • DenverWater junto con el Servicio Forestal de Estados Unidos de la Región de las Montañas Rocosas se comprometió a restaurar más de 38,000 acres de tierras forestales nacionales con el fin de reducir el riesgo de incendios forestales, ayudando a restaurar las áreas en recuperación por incendios forestales anteriores, y restaurar los problemas de erosión asociados, de acuerdo con la agencia forestal. La restauración ayudará a que los bosques sean más resistentes a las enfermedades y a los incendios forestales, mejorando su capacidad de adaptación al cambio climático.
  • El Ayuntamiento de Fort Collins aprobó un plan para reducir las emisiones un 20% por debajo de los niveles de 2005 para el año 2020, 80% por debajo del mismo punto para el año 2030 para lograr la neutralidad total de carbono para el año 2050.

Florida

Aerial view of South Beach in Miami, Florida
  • Cuatro condados del sureste de Florida se han unido para luchar contra los impactos del aumento del nivel del mar a través de la Alianza Climática del Sureste de Florida. Utilizando avanzadas tecnologías, cartografía y proyecciones de futuros cambios, la región puede prevenir de mejor manera los riesgos a la infraestructura provocados por el aumento del nivel del mar y las marejadas. Las proyecciones climáticas y de nivel del mar son cruciales para llevar a cabo una planificación adecuada. Conoce más sobre el Plan Regional de Acción Climática [PDF].

Nueva York

High Line Urban Public Park in New York City
  • Nueva York, junto a otros ocho estados del Atlántico noreste y medio, adoptó la Iniciativa Regional de Gases de Efecto Invernadero (RGGI, por sus siglas en inglés) a partir de 2005, con el fin de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero a través de un modelo de "límite e inversión", estableciendo un límite para el total de las emisiones de dióxido de carbono procedentes de instalaciones de generación de electricidad en la región, según el Gobierno del Estado de Nueva York. Este es el primer programa de reducción de emisiones basado en el mercado en Estados Unidos, y, por medio del mismo, el estado de Nueva York ha logrado una reducción del 45% en la contaminación de carbono de las centrales eléctricas reguladas por la iniciativa RGGI desde 2005.
  • La ciudad de Nueva York desarrolló un plan llamado "Un solo Nueva York: Plan para una ciudad fuerte y justa" con el fin de hacer la ciudad más sostenible y más resistente al cambio climático, abordando temas que van desde la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero procedentes del transporte hasta cómo hacer frente a los riesgos de las olas de calor. Con este plan, la ciudad tiene la meta de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero un 80% por debajo de los niveles de 2005 para el año 2050.

Texas

Tall wind turbine in a West Texas cotton field. Part of a larger wind farm.
  • En un esfuerzo por reducir las emisiones de carbono, la ciudad de Houston se ha convertido en el mayor comprador municipal de energía renovable en el país, según un boletín de prensa de la oficina del alcalde.
  • La ciudad de Austin aprobó una resolución en 2015 que establece una meta de cero emisiones netas de gases de efecto invernadero para el año 2050. La resolución sigue el Plan de Protección Climática de Austin de 2007, el cual planea lograr la neutralidad en carbono de las instalaciones, flotas y operaciones del municipio para el año 2020, implementando códigos de eficiencia, modificaciones y otras medidas.
  • El Departamento de Servicios de Agua de Austin ha desarrollado planes para hacer frente a la creciente demanda, el cambio climático y los problemas climáticos. El plan analiza la gestión a largo plazo de los recursos hídricos incluyendo los acuíferos, las precipitaciones y la reutilización del agua para hacer frente a los problemas ambientales, la calidad del agua y los impactos de la sequía, de acuerdo con el Plan Integral Imagine Austin.