El Papa Francisco, el cambio climático y los latinos

Shutterstock 313976906 %282000x1333%29

Giant outdoor mural greets visitors and locals in New York City dedicated to the Pope's visit in 2015 (September 3, 2015)

La visita del Papa Francisco a Estados Unidos fue una ocasión trascendental para la comunidad latina. El primer Papa latinoamericano se ha enfocado en abordar el cambio climático, así como los riesgos e impactos que tanto los latinos en Estados Unidos como sus amigos y familiares en Latinoamérica están enfrentando de manera desproporcionada.

California, Nevada, Colorado, Nuevo México y Texas tienen las mayores concentraciones de latinos y a la vez son los estados que están siendo azotados por olas de calor y sequías más intensas y frecuentes. La región sureste de Florida se considera una de las más vulnerables ante los impactos del aumento del nivel del mar. Los gases de efecto de invernadero, considerados entre los principales causantes del cambio climático, junto con otras formas de contaminación del aire, impactan a los latinos de manera desproporcionada: la mitad de los latinos en Estados Unidos vive en las ciudades más contaminadas del país y los niños latinos tienen un 60% más de riesgo que los niños blancos de sufrir ataques de asma.

Del mismo modo, Latinoamérica está enfrentando aumentos en la temperatura, derretimiento de los glaciares, expansión de las temporadas de sequías y aumento del nivel del mar.

Las consecuencias del cambio climático van más allá de los impactos en la salud y el clima, afectando otros ámbitos como el empleo y la seguridad alimentaria: se estima que en California la sequía del 2014-2015 ocasionó la pérdida de unos 21,000 empleos relacionados con la agricultura, puestos ocupados en su mayoría por latinos. En países como Guatemala, el calentamiento global ya está comprometiendo la seguridad alimentaria ya que los cambios en los patrones climáticos están reduciendo el rendimiento de los cultivos básicos.

Estos son algunos ejemplos de lo que el Papa probablemente tuvo en mente cuando destacó que la degradación ecológica recae desproporcionadamente en los hombros de los más vulnerables. Dado que Estados Unidos es el segundo mayor contaminador del mundo, el Papa hizo un llamado a la acción al Presidente Obama y al Congreso de Estados Unidos. El Papa reconoció y expresó su apoyo a las recientes acciones del Presidente Obama sobre la regulación de las plantas de energía, principales causantes de las emisiones nocivas, pero también instó al Congreso a hacer más.

Entre las medidas que debemos tomar está la plena implementación de las normas para las plantas de energía limpia así como proporcionar un firme financiamiento al Fondo Verde para el Clima (que a su vez proporciona financiamiento necesario a los países en desarrollo, incluyendo aquellos en Latinoamérica) a fin de colaborar con los esfuerzos de mitigación y adaptación ante el cambio climático.

Nuestra casa común está en peligro. El Papa Francisco nos recordó a todos la urgencia de luchar a favor de la acción y el impulso en cuanto al cambio climático.

Vanessa Cárdenas, es directora de Climático, un proyecto del Fondo Mundial de la Naturaleza