Sequías sin fronteras confrontadas por la eficiencia hidráulica

En el poblado de Meoqui, ubicado unos 130 kilómetros al sureste de la ciudad de Chihuahua, el Dr. J. Alfredo Rodríguez Pineda, hidrólogo de WWF, se reúne con tres hombres cerca de un parque ubicado arriba del cauce del río. Numerosos grupos de tilapias silvestres nadan justo debajo de la superficie.

Desde hace varios años, el Dr. Rodríguez ha trabajado con agricultores de la unidad colectiva de riego en el estado mexicano de Chihuahua para ayudarles a utilizar el agua extraída de ríos y arroyos de manera más eficiente. Dado que el cambio climático está extendiendo los períodos de sequías severas, es más importante que nunca que el agua utilizada en el riego se use de la manera más eficiente posible. En este estado desértico, esto significa administrar mejor el 90% del agua.

En todo México hay más de 40,000 unidades colectivas de riego que utilizan canales de tierra y bombas para extraer agua de río. El método de riego por inundación comúnmente utilizado desperdicia mucha agua y debido a que los canales son de tierra, el agua avanza lentamente y mucha se pierde por evaporación.

Asimilando esta situación, el Dr. Rodríguez comenzó a trabajar para mejorar el proceso. Hoy trabaja con 13 unidades de riego que reúnen a más de 1,000 agricultores que a su vez trabajan en 3,000 hectáreas.

Wwf climatico morgan heim hires 9602 web

Martin Parga trabajaba como ingeniero agrónomo en el municipio de Meoqui cuando el Dr. Rodríguez lo contrató para trabajar con las unidades de riego que monitorean el flujo del agua. Parga también reclutó a agricultores locales para que se unieran a las unidades de riego.

"Tuve que organizarlos, uno por uno", dijo Parga en una entrevista en español.

El Dr. Rodríguez se ha asociado con los agricultores para recubrir con cemento los canales e instalar compuertas, pintadas de color naranja brillante, para controlar el flujo del agua.

"Ahora usamos menos agua y el exceso de agua regresa al cauce del río", dijo un agricultor.

José Sáenz, conocido como Pepe, es un agricultor de cuarta generación. Ha trabajado con Parga para organizar a otros agricultores y llevar electricidad a varias unidades colectivas de riego.

La electricidad permitirá a los agricultores abandonar el riego por inundación y usar rociadores presurizados para regar sus cultivos. Esto es mucho más eficiente, explicó Sáenz. "Vamos a poder sembrar el doble con lo cual la productividad se duplicará. Doble productividad significa doble cantidad de dinero".

Wwf climatico morgan heim hires 9672 web

Muchos de estos agricultores son de tercera generación o mayor, y el trabajo que realiza el Dr. Rodríguez de WWF para mejorar su producción agrícola y reducir el uso del agua es fundamental para su supervivencia. Esto es particularmente cierto en los casos graves de sequías, como la sequía de los años noventa que duró toda una década.

"El río está siendo utilizado 150% más de lo debido", dijo. "Ahora el clima es más caliente y más seco por lo que los agricultores están cada vez más preocupados".

El Dr. Rodríguez explicó que la eficiencia de los canales de tierra es sólo del 40%, e incrementa a 70% con canales de riego revestidos de concreto, y por encima del 90% con sistemas de riego presurizados. Usando sistemas más eficientes, los agricultores de las unidades de riego están mejor preparados para climas más calientes y más secos así como para la siguiente e inevitable sequía.