¿Cómo está afectando el cambio climático a las cosechas de nueces y bayas en la Amazonía boliviana?

Para las comunidades que viven en la selva amazónica de Bolivia, la lluvia y las nueces de Brasil están directamente relacionadas.

Ambas son indispensables para las familias que viven dentro y alrededor de la Reserva Nacional de Vida Silvestre Amazónica Manuripi-Heat, donde la gente recolecta nueces de Brasil, o castañas, como fuente de ingreso y alimento. Pero debido a que el cambio climático está causando sequías más largas e intensas y cambiantes patrones de lluvia en la región, las nueces -que requieren una lluvia constante para crecer- no están corriendo con suerte. La baya Açaí, cuyo valor está a la alza, puede soportar condiciones más secas. Entonces, la pregunta es si el açaí, que es más resistente al clima, puede ayudar a las comunidades de la Amazonía boliviana mientras que las cosechas de nuez de Brasil se ven afectadas.

NUEZ DE BRASIL

Necesita constantes lluvias para prosperar

impact brazilnuts fall2018

NOMBRE EQUIVOCADO

A pesar de su nombre, el 80% de las nueces de Brasil se producen en Bolivia.

LENTO CRECIMIENTO, BAJO RETORNO

Las nueces de Brasil tardan hasta 15 meses en madurar. Una sequía severa y un retraso en la temporada de lluvias en 2016 ocasionaron que la cosecha de 2017 decayera hasta un 80% en algunas comunidades.

> 15,000

Número de familias que viven cerca o dentro de la Reserva Nacional de Vida Silvestre Amazónica Manuripi-Heat y que dependen de las nueces de Brasil para soportar el 75% de sus ingresos.

BAYA DE AÇAÍ

Puede prosperar en condiciones más secas

impact acaiberries fall2018

MENOS LLUVIA

Las proyecciones climáticas sugieren que para la década de 2050, las lluvias en esta región podrían reducirse en otro 30% durante los períodos más secos del año.

CRECIMIENTO ACELERADO

Los pronósticos indican que el mercado mundial de la baya açaí crecerá aproximadamente un 10% cada año, en los próximos cinco años.

BAYA DE HIERRO

A diferencia de las nueces de Brasil, las bayas de açaí han sobrevivido a las recientes sequías. La palma de açaí parece soportar mejor las condiciones más secas y escasez de lluvia. Algunas investigaciones sugieren que estos árboles frutales pueden durar hasta 61 días sin agua.

PROMOVIENDO OPCIONES

A través de un programa llamado ADVANCE, WWF, científicos de la Universidad de Columbia, expertos del departamento de parques nacionales de Bolivia y representantes de la comunidad trabajan juntos analizando cómo sequías aún peores podrían afectar a la Amazonía boliviana y cómo poder ayudar a las personas a encontrar fuentes alternativas de ingresos que dependan menos de la lluvia.