Nuevo reporte sobre guardaparques revela severas condiciones de trabajo

Los hombres y mujeres que se encuentran en la línea de batalla por la conservación necesitan nuestra ayuda.

Conservancy rangers Musa, Daniel, Solomon and WWF-Kenya's Peter Loketeler on early morning patrol at Elangata Enderit village in lower Loita, Kenya.

Los guardaparques que protegen la vida silvestre son una de las primeras y últimas líneas de defensa del planeta. A medida que aumenta la presión sobre la naturaleza, la supervivencia de animales en peligro de extinción como rinocerontes, elefantes y tigres –así como sus hábitats- depende en gran parte de estos hombres y mujeres.

Nunca ha sido un trabajo fácil. Sin embargo ahora, un reporte recientemente publicado, el más grande jamás realizado sobre las condiciones de trabajo de los guardaparques empleados por los gobiernos en Asia y África, revela la dura realidad de su trabajo.

La tala ilegal y una violenta crisis de caza furtiva están en su punto más alto. Por eso, el trabajo de los guardaparques nunca había sido tan crítico como hasta ahora. Sin embargo los desafíos para estos guardaparques son enormes y de grandes magnitudes.

Ellos trabajan en promedio 76 horas a la semana, día y noche, por menos de USD $9 al día. Un sorprendente 60% de los guardaparques indicó no tener acceso a agua potable ni refugio mientras patrulla. Los guardaparques también tienen un gran riesgo de contraer enfermedades infecciosas: uno de cada cuatro guardaparques informó haber contraído malaria en el último año. En África, esta situación aumentó hasta casi el 75% en los guardaparques. Algunas de estas infecciones podrían reducirse en gran medida con un simple mosquitero, pero solo el 20% informa tener acceso a dicho equipo.

"El problema que enfrentamos los guardaparques durante el patrullaje es que no tenemos el equipo adecuado para realizar nuestro trabajo, como botas e impermeables", expresó un guardaparques que desea permanecer en el anonimato.

Y no es solo el equipo, casi cuatro de cada diez guardaparques considera no haber recibido capacitación adecuada al comenzar a trabajar. Dicha preparación es vital, especialmente cuando se trata de enfrentar cara a cara a pandillas armadas; tener que buscar trampas mortales; evaluar escenas del crimen; negociar situaciones hostiles e incluso proporcionar ayuda que pueda salvarle la vida a un compañero que haya sufrido una lesión grave en campo.

ranger and baby Ami Vitale WW291182

“Cuando nos lesionamos en la jungla es difícil obtener atención médica, especialmente con lesiones que requieren un médico o un hospital. No hay ningún helicóptero que nos saque de aquí y nos lleve al hospital para atendernos de emergencia", dijo otro guardaparques anónimo.

Entonces, ¿qué se puede hacer para ayudar a los guardaparques? Dado que los guardaparques son empleados de gobierno, organizaciones como WWF brindan apoyo a algunos sitios y programas y ayudan a los guardaparques para que tengan acceso a una mejor infraestructura.

Pero hay mucho más por hacer. Las políticas gubernamentales más fuertes y efectivas son un primer paso importante. WWF está pidiéndole a los gobiernos que revisen y aborden urgentemente las deficiencias que ponen en peligro la vida de los guardaparues y, como resultado, la naturaleza y la vida silvestre. La capacitación adecuada, así como equipo apropiado y dispositivos de comunicación, deben ser considerados de inmediato. WWF también está buscando asegurar un 100% de cobertura de seguro por lesiones graves y muerte para ayudar a los guardaparques y sus familias.

Ayuda a un guardaparques hoy mismo: apoya a los hombres y mujeres que se encuentran en la línea de batalla por la conservación para que puedan acabar con los delitos contra la vida silvestre (continuar en Inglés).