Toggle Nav

Áreas Protegidas y Conservadas, vitales para la naturaleza y el bienestar humano

  • WWF impulsa el Nuevo Acuerdo para la Naturaleza y las Personas en el III Congreso de la UICN sobre Áreas Protegidas de América Latina y el Caribe

LIMA, Perú. - World Wildlife Fund (WWF) llama a gobernantes, empresarios y comunidades de América Latina y el Caribe a valorar los servicios que las Áreas Protegidas y Conservadas prestan a la naturaleza y a las personas, comprometiéndose a invertir mayores recursos para fortalecer la gobernanza y gestionar efectivamente estos reservorios de biodiversidad, reconociendo los derechos de las comunidades locales y los pueblos indígenas.

El pronunciamiento de WWF fue realizado en la apertura del III Congreso de Áreas Protegidas de Latinoamérica y el Caribe (Caplac), convocado por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), que se celebra en Lima, Perú, desde hoy y hasta el 17 de octubre y reúne a autoridades gubernamentales, organismos multilaterales, líderes de comunidades y empresarios, cuyos planteamientos serán llevados ante el Convenio sobre la Diversidad Biológica, que revisará las Metas de Aichi en 2020, en China.

“Para WWF, este Congreso es clave porque en él se dará forma a compromisos para reducir las presiones que existen en las Áreas Protegidas, como la deforestación y la contaminación derivada de la minería. De continuar con su deterioro, se acelerará la crisis de la biodiversidad y se pondrá en peligro el bienestar humano”, dijo Roberto Troya, Director Regional de WWF en Latinoamérica.

Troya agregó que la organización busca que la Declaración de Lima, que plasmará el resultado de la reunión, incorpore a las Áreas Protegidas y Conservadas como elementos fundamentales del ordenamiento y planificación del territorio; genere espacios interinstitucionales para impulsar el desarrollo sostenible, valore su rol como fuente de servicios ecosistémicos -aire limpio y agua, entre otros- y su papel para cumplir con los compromisos climáticos; reconozca su rol para proteger valores culturales y generar recursos y promueva la participación de las comunidades y los pueblos indígenas en el comanejo de los recursos naturales.

“Es preciso apoyar a los Pueblos Indígenas bajo amenaza y empoderarlos pues son los guardianes de la biodiversidad y quienes pueden influir en su conservación de forma directa. Los gobiernos y los administradores de las áreas protegidas deben incorporar a las políticas públicas su uso y conocimiento tradicional de los recursos, la tenencia de la tierra y los sistemas de control y alerta temprana”, indicó por su parte Mariana Ferreira, Gerente de Ciencias de WWF Brasil.

Estos objetivos también contribuyen al Nuevo Acuerdo para la Naturaleza y las Personas, impulsado por WWF. El Acuerdo busca terminar con la extinción de especies, reducir a la mitad la huella ecológica de la producción y el consumo, proteger y conservar 30% de las áreas terrestres, de agua dulce y océanos y manejar sustentablemente un 20% adicional. En este entorno, las Áreas Protegidas son uno de los instrumentos más efectivos en la conservación de la biodiversidad. Son, también, la única herramienta medible en los avances de la Metas de Aichi.

Durante el Caplac, WWF celebrará eventos paralelos que abordarán temas como jaguar, cogestión, financiamiento para Áreas Protegidas y su rol en la agenda climática.

Latinoamérica ha rebasado la Meta 11 de Aichi, que fijó que esta región del planeta tuviera en 2020 como Áreas Protegidas 17% de sus áreas terrestres y aguas continentales y 10% de sus áreas marinas y costeras. A la fecha, la zona tiene 22.3% de áreas terrestres y 12.2% de marinas bajo algún esquema de protección. Con esta meta cumplida, ahora busca enfocarse en su manejo efectivo y financiamiento, de tal forma que este avance no se vea afectado por procesos de degradación, reducción y de anulación de la protección.

Si bien la región ha logrado avances, las presiones contra las Áreas Naturales continúan. Así, tenemos que las selvas tropicales se están reduciendo: casi el 20% de la Amazonía ha desaparecido en tan solo 50 años (Nobre, 2016). Las tasas actuales de extinción de especies son de 100 a 1,000 veces mayores que en el pasado de la historia de la Tierra antes del ser humano. De todas las especies extintas desde 1500 aC, 75% fueron afectadas por sobre-explotación o agricultura. 

De acuerdo, al Informe Planeta Vivo, publicado por WWF en 2018, América Latina ha sufrido la disminución más dramática de vertebrados en el mundo, con 89 % de pérdida de 1040 poblaciones de 689 especies estudiadas desde 1970. Se estima que las poblaciones documentadas de peces, aves, mamíferos, anfibios y reptiles han tenido un declive de 4.8 por ciento anual desde el centro de México hasta la Patagonia, un área que conforma la región biogeográfica Neotropical, la cual alberga 3 de los 5 países más biodiversos del mundo (Brasil, Colombia y México).