Toggle Nav

Avances en la cumbre mundial del clima de la ONU, pero con compromisos climáticos débiles.

Las expectativas para el aumento de ambición climática se posponen para la Cumbre del Secretariado General en 2019.

Katowice, Polonia - Al concluir las conversaciones sobre el clima de la ONU, WWF celebra los avances en la adopción de una hoja de ruta, o reglamento, para poner en práctica el Acuerdo de París y la indicación de que las naciones deben contar con compromisos climáticos más fuertes. Pero lamenta que aún no se cuenta con el nivel de ambición climática necesaria para afrontar la emergencia climática.

Las conversaciones de este año envían una señal a las naciones para que incrementen sus objetivos climáticos para el 2020 como respuesta a la información científica más reciente, del Reporte Especial del IPCC sobre Calentamiento Global de 1.5°C.

“La decisión en Polonia otorgó una hoja de ruta, o reglas, para el Acuerdo de Paris y un mapa sobre lo que tiene que suceder para incrementar las acciones”, dijo Lou Leonard, Vicepresidente de Cambio Climático y Energía de WWF. “Las decisiones que se tomen durante el próximo año serán las que determinarán nuestro futuro”.

Mientras que el gobierno federal de Estados Unidos organizaba un evento promoviendo los combustibles fósiles e hizo el intento de debilitar cualquier referencia a la ciencia climática, el Centro de Acción Climática de Estado Unidos exhibía los esfuerzos que se están realizando en este país para reducir las emisiones y preparar a las comunidades para afrontar los impactos de cambio climático.

La pregunta de qué países surgirían como líderes climáticos en esta conferencia, fue respondida el miércoles por la noche con el surgimiento de la “Coalición de Alta Ambición”. El grupo incluyo las Islas Marshall, Fiji, Etiopia, UE, Noruega, Reino Unido, Canadá, Alemania, Nueva Zelanda, México y Colombia, comprometiéndose a fortalecer sus planes climáticos nacionales antes del 2020 e incrementar las acciones, en el corto y largo plazo.

“El Acuerdo de Paris fue diseñado para ser resiliente ante tormentas geopolíticas globales y esta semana paso la prueba en Polonia”, dijo Leonard. “El gobierno de los Estados Unidos ha perdido credibilidad e influencia en estas negociaciones, pero otros países se levantaron y lideraron, llenando el vacío. En Polonia, empresarios estadounidenses y gobiernos locales trabajaron con otras naciones para impulsar el Acuerdo de Paris, mientras que la participación del gobierno federal de Estados Unidos se redujo a un evento lateral”, añadió Leonard.

El resultado de la COP24 da a la cumbre climática de alto nivel del Secretario General de las Naciones Unidas, prevista para septiembre 2019, una oportunidad clave para que los líderes lleguen con objetivos climáticos más ambiciosos y con el compromiso de cumplirlos para 2020.

Esta ronda de conversaciones generó un reglamento de trabajo para poner en práctica el Acuerdo de París, pero subsisten brechas críticas que deberán abordarse en futuras negociaciones sobre el clima. En el último momento, se logró obtener un conjunto de reglas que rigen la transparencia y la contabilidad sobre el progreso climático de los países, proporcionando cierta flexibilidad para los países en desarrollo.

Estas conversaciones también concluyen con poca claridad sobre cómo dar cuenta de la financiación climática proporcionada por los países desarrollados a los países en desarrollo, cómo se alcanzará la meta de $100 000 millones para 2020, o cómo se acordará la meta financiera general para después de 2025.

La 25ª sesión de la Conferencia de las Partes (COP25) ante la CMNUCC se llevará a cabo en Chile del 11 al 25 de noviembre de 2019, con la Pre-COP en Costa Rica.