Toggle Nav

El consumo de vida silvestre en Asia en el foco de la Conferencia Internacional de Comercio de Vida Silvestre

La demanda de productos ilegales de vida silvestre en Asia no solo está impulsando la disminución de las poblaciones de vida silvestre en la región, sino en todo el mundo. Los tigres, elefantes y rinocerontes serán algunas de las especies que serán destacadas en relación al comercio ilegal en Asia en la 18ª reunión de la Conferencia de las Partes (COP18) de la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna Silvestre y Flora (CITES) en Ginebra.

Vietnam es ahora el destino más grande para envíos ilegales de marfil de elefante y cuernos de rinoceronte según los análisis independientes presentados a la reunión por TRAFFIC, la red mundial de monitoreo del comercio de vida silvestre, la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) y la Agencia de Investigación Ambiental (EIA). Estos productos de vida silvestre son consumidos en el país o podrían ser enviados a otros destinos en Asia.

"Vietnam ha generado gran preocupación por su papel en el comercio ilegal de vida silvestre durante muchos años, y aunque se han dado pasos significativos en relación a mejores políticas para abordar el comercio ilegal, está claro que todavía hay mucho más por hacer. WWF alienta a CITES a observar de cerca el desempeño de Vietnam", dijo Margaret Kinnaird, líder de la Práctica de Vida Silvestre para WWF.

Además de Vietnam, sus vecinos de la República Democrática Popular Lao, Tailandia y China son países clave que son motivo de preocupación, especialmente cuando se trata de granjas de tigres. Por ahora, China ha prohibido todo el comercio de partes de tigre, pero la existencia de granjas de tigres administradas por el Estado, con miles de tigres cautivos, crea presión política e incentivos económicos para que el comercio de tigres cautivos se permita en el futuro. WWF cree que dicho comercio sería imposible de controlar y podría poner en riesgo a los tigres silvestres que quedan en el mundo. Mientras tanto, hay evidencia de que partes de tigres de las granjas se filtran a los mercados de la región, cuya demanda aumenta, poniendo en mayor riesgo de ser víctimas de la caza furtiva a los 3,900 tigres silvestres que quedan en el mundo.

"CITES acordó en 2007 que los tigres no deberían ser criados para el comercio de sus partes y productos", dijo Heather Sohl, experta en comercio de tigres. "Sin embargo, más de 12 años después, tenemos más tigres en más granjas, en más países y más tigres cautivos y sus partes y productos ingresando al comercio ilegal. Ya es hora de que los gobiernos del mundo cumplan con sus compromisos por los tigres y responsabilicen a los países infractores".

Esta Conferencia de las Partes de la CITES incluye un número récord de propuestas para discutir el comercio de otras especies como los antílopes saiga, leones, rinocerontes y jaguares, y criaturas extrañas y maravillosas como la víbora de cola de araña. Los resultados de las discusiones sobre comercio que tendrán lugar en el transcurso de dos semanas tendrán un gran impacto en sus destinos.

Si bien las tortugas marinas han sobrevivido durante 120 millones de años, seis de las siete especies ahora se consideran en peligro de extinción (de "vulnerables" a "en peligro crítico") según la Lista Roja de Especies Amenazadas de la UICN. Según la Secretaría CITES, Indonesia, Malasia y Vietnam han desempeñado un papel relevante en el comercio insostenible de la tortuga carey y otras tortugas en los últimos años. WWF hace un llamado para que se tomen medidas más ambiciosas en los países consumidores y en su área de distribución, y que la CITES llame a rendir cuentas a estos países en los próximos años.

El mar alberga una criatura que no es muy carismática, pero que es crítica por su papel en el ecosistema marino; el pepino de mar conocido como teatfish en inglés, por lo que su comercio será un tema muy debatido este año. WWF apoya una propuesta para agregar esta y otras especies (muy apreciadas en la cocina asiática y extremadamente vulnerables a la sobrepesca) a la lista de especies cuyo comercio está regulado por la CITES.

Como siempre, los elefantes ocupan un lugar destacado en la agenda de la conferencia. WWF está pidiendo a CITES que priorice la acción con respecto a países que, ya sea por la falta de capacidad o la falta de voluntad política, están implicados en el comercio ilegal de marfil. Estos incluyen Burundi, Gabón, Togo, Nigeria, Mozambique, Zimbabwe, Emiratos Árabes Unidos, República Democrática Popular Lao, Malasia y, sobre todo, Vietnam.

Finalmente, como sustento de muchas de las especies discutidas, incluida la casi extinta vaquita, los Sitios del Patrimonio Mundial Natural tienen un rol clave en su conservación. Estos lugares únicos albergan una alta proporción de las poblaciones restantes de especies en peligro de extinción, muchas de ellas amenazadas por la caza, la pesca y la tala. WWF apoya medidas para fortalecer la cooperación entre la CITES y la Convención del Patrimonio Mundial de la UNESCO.

- FIN -