Toggle Nav

Informe de WWF revela la magnitud del impacto humano en el planeta

Las poblaciones globales de mamíferos, aves, peces, reptiles y anfibios han disminuido, en promedio, 60% en tan solo 40 años.

 

Las principales causas de la pérdida actual de biodiversidad son la sobreexplotación y la agricultura, ambas relacionadas con el creciente consumo humano.

 

Debido a la interconectividad entre la salud de la naturaleza, el bienestar de los seres humanos y el futuro de nuestro planeta, World Wildlife Fund (WWF) exhorta a la comunidad mundial a unirse para llegar a un acuerdo global por la naturaleza y la humanidad, con el fin de revertir la tendencia de la pérdida de biodiversidad.

La humanidad y la forma en que alimentamos, proveemos combustible y financiamos nuestras sociedades y economías están empujando al límite a la naturaleza y los servicios que nos proporcionan energía y sustento, señala el Informe Planeta Vivo 2018 de WWF. El informe presenta un panorama desolador del impacto de la actividad humana sobre la vida silvestre, los bosques, los océanos, los ríos y el clima del mundo. Destaca además que la ventana de oportunidad para actuar se está cerrando y es urgente que la comunidad global reconsidere y redefina colectivamente cómo valora, protege y restaura la naturaleza.

 El Informe Planeta Vivo 2018 presenta una descripción general del estado de nuestro mundo natural a través de múltiples indicadores como el Índice Planeta Vivo (LPI, por sus siglas en inglés), el cual examina las tendencias en la abundancia global de vida silvestre. Después de analizar 16,704 poblaciones de 4,005 especies de vertebrados, el LPI indica que las poblaciones globales de peces, aves, mamíferos, anfibios y reptiles disminuyeron en promedio un 60% entre 1970 y 2014, el año más reciente con datos disponibles.

 Las principales amenazas para las especies, identificadas en el informe, están directamente relacionadas con las actividades humanas, incluida la pérdida y degradación del hábitat y la sobreexplotación de la vida silvestre.

“Este reporte es un fuerte llamado de atención. Los sistemas naturales como los bosques, océanos y ríos, esenciales para nuestra sobrevivencia, siguen en decadencia y la vida silvestre en todo el mundo continúa disminuyendo”, dijo Carter Roberts, Presidente y CEO de WWF-US. “Esto nos recuerda que debemos cambiar el rumbo. Es momento de equilibrar nuestro consumo con las necesidades de la naturaleza, así como proteger al único planeta que tenemos como hogar”.

Durante las últimas décadas, la actividad humana también ha afectado gravemente los hábitats y los recursos naturales de los cuales dependen la vida silvestre y la humanidad, como los océanos, los bosques, los arrecifes de coral, los humedales y los manglares. Se estima que la Tierra ha perdido aproximadamente la mitad de sus corales de aguas someras en los últimos 30 años y que el 20% de la Amazonía ha desaparecido en tan solo 50 años.

“Desde ríos y selvas tropicales, hasta manglares y montañas en todo el planeta, nuestro estudio demuestra que la abundancia de la vida silvestre ha disminuido drásticamente desde 1970. Las estadísticas son alarmantes, pero no se debe perder la esperanza. Tenemos la oportunidad de diseñar una nueva ruta que nos permita coexistir de manera sostenible con la vida silvestre de la que dependemos. Nuestro informe propone una ambiciosa agenda para el cambio. Vamos a necesitar tu ayuda para lograrlo", dijo el Profesor Ken Norris, Director de Ciencia de La Sociedad Zoológica de Londres, organización responsable del LPI.

 El Informe Planeta Vivo 2018 también señala la importancia y el valor de la naturaleza para la salud y el bienestar de las personas, nuestras sociedades y las economías. A nivel mundial, la naturaleza proporciona servicios por un valor aproximado de US $125 billones de dólares (125 trillion, en inglés) al año, al mismo tiempo que ayuda a garantizar el suministro de aire limpio, agua potable, alimentos, energía, medicamentos y otros productos.

 

Una hoja de ruta para la acción sobre la naturaleza: para el 2020 y el futuro

La evidencia demuestra que las agendas para el medio ambiente y el desarrollo humano deben converger si queremos construir un futuro sostenible para todos. El Informe Planeta Vivo 2018 destaca la oportunidad que tiene la comunidad global para proteger y restaurar la naturaleza rumbo al 2020, un año crítico en el que se espera que los líderes mundiales revisen el progreso logrado en los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el Acuerdo de París y el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB).

 No se pierde la esperanza pero se necesitan acciones urgentes. El aumento reciente de las poblaciones de pandas gigantes, gorilas de montaña y delfines, en crítico peligro de extinción en el río Mekong, muestra que los continuos esfuerzos de conservación funcionan. Las acciones a nivel nacional, como la Ley de Especies en Peligro de Extinción de Estados Unidos que, desde su promulgación en 1973, ha ayudado a cerca del 99% de las especies que figuran en ella a evitar la extinción, demuestran qué es posible cuando se prioriza la conservación de la vida silvestre y la biodiversidad. Un acuerdo global por la naturaleza, similar al Acuerdo Climático de París, puede garantizar que los métodos de conservación eficaces continúen y se establezcan objetivos más ambiciosos.

WWF hace un llamado a las personas, las empresas y los gobiernos para que se movilicen y cumplan con un acuerdo general sólido y exhaustivo para la naturaleza y las personas, en el marco del CDB, que pueda impulsar la acción pública y privada para proteger y restaurar la biodiversidad a nivel mundial y cambiar las devastadoras tendencias destacadas en el informe.

 El Informe Planeta Vivo 2018 es la duodécima edición de la publicación emblemática de WWF. A través de indicadores como el LPI,  el Índice de Hábitat de las Especies (SHI), el Índice de la Lista Roja de la UICN (RLI) y el Índice de

Integridad de la Biodiversidad (BII), así como los Límites Planetarios y la Huella

Ecológica, el informe muestra un panorama especial y perturbador: debido a la actividad humana los sistemas naturales del planeta de los que depende la vida sobre la Tierra están llegando a su límite.