Toggle Nav

Los rinocerontes siguen en riesgo pese a que la caza furtiva disminuyó en Sudáfrica el año pasado

El Departamento de Asuntos Ambientales de Sudáfrica dio a conocer cifras oficiales que muestran que el número de rinocerontes asesinados en Sudáfrica disminuyó de 1028 en 2017 a 769 en 2018.

La pérdida de rinocerontes debido a la caza furtiva dentro del Parque Nacional Kruger disminuyó de 504 en 2017 a 421 en 2018, a la par con los esfuerzos que se están llevando a cabo para poner la situación bajo control.  

En el transcurso del año, un total de 229 presuntos cazadores furtivos fueron arrestados dentro y cerca del Parque Nacional Kruger, 40 más que en 2017. Sin embargo, en este parque también ha aumentado la caza furtiva de elefantes, con 71 elefantes asesinados en 2018.

World Wildlife Fund (WWF) señala que aun falta mucho para que termine la crisis para los rinocerontes y por ello es importante considerar la cantidad de rinocerontes vivos que aún quedan, así como el número de muertes ocasionadas por los cazadores furtivos. También preocupa que los informes provenientes de otras naciones donde habita el rinoceronte indican que los niveles de presión de la caza furtiva siguen altos en toda la región.

Si bien en 2018 hubo algunos arrestos importantes y condenas exitosas, sigue siendo preocupante que a menudo se concedan fianzas, especialmente a individuos involucrados en carteles que trafican cuernos de rinoceronte. Necesitamos esfuerzos especiales para enfrentar la corrupción y mayor colaboración internacional para investigar los carteles operando en Asia a fin de luchar contra toda la cadena de suministro ilegal.

Dra. Jo Shaw, líder de WWF Internacional para los rinocerontes africanos:

“El hecho de que se hayan perdido menos rinocerontes en Sudáfrica en 2018 es buena noticia y merece crédito por el arduo trabajo y el compromiso de todos los involucrados. Sin embargo, el estado general de nuestras poblaciones de rinocerontes sigue siendo preocupante. Necesitamos un compromiso continuo para abordar los desafíos sistémicos que enfrentan los rinocerontes en toda la región".

 Dra. Margaret Kinnaird, líder de WWF de prácticas para la vida silvestre:

“La corrupción sigue siendo una parte importante del desafío ante la caza furtiva de rinocerontes y el tráfico de productos de vida silvestre. Con el fin de hacer frente a esta situación, debemos considerar qué incentiva a los individuos a cometer crímenes contra la vida silvestre. Debemos encontrar una manera de empoderar a las personas que trabajan y viven alrededor de las áreas protegidas para que protejan sus intereses y los de la vida silvestre para un mejor futuro para todos, incluyendo el ayudar a identificar a quienes quebrantan la ley".