Toggle Nav

More than 85 Percent of Global Fish Stocks are at Significant Risk of Illegal Fishing – WWF Report

English | Español

More than 85 percent of global fish stocks are at significant risk of illegal, unreported and unregulated (IUU) fishing, according to a new report from World Wildlife Fund (WWF), underscoring that the illegal fishing epidemic spans far beyond a handful of species. The report also finds that for several ocean areas, every single species of fish is at high or moderate risk to illegal fishing.

“The US imports more than 100 different wild-caught species of fish, and the vast majority are plagued by serious problems of illegality,” said WWF Vice President for Oceans Policy Michele Kuruc. “Such extensive illegality requires a comprehensive solution that protects all species, not just a few. The long-term viability of our planet’s fisheries and ocean ecosystems requires it.”

The WWF report, Illegal Fishing: Which Fish are at Highest Risk, is a first-of-its-kind analysis of the most recent comprehensive estimates of IUU fishing combined with UN-based assessments of the health of fish stocks. The report finds that more than 85 percent of global fish stocks are at risk, with 54 percent of species groups categorized as high risk, and 32 percent at moderate risk to IUU fishing. Species affected by illegal fishing varies across the globe – from Bluefin tuna to mackerels, from snow crabs to shrimp, and hundreds of other species, the report says.

While the federal government has notably ramped up efforts to tackle illegal fishing in recent years, a proposal outlined today in the Federal Register from the US National Ocean Council (NOC) would require traceability from only a small number of fish species. According to the WWF report, a species-specific approach like the one proposed by NOC would mean the majority of illegally caught fish coming into the US will continue unchecked.

“The list of species proposed by NOC would address only about 20 percent of the IUU import problem in America. While this would certainly be a very important step forward, it doesn’t get us where we ultimately need to be,” said Kuruc. “If we are serious about addressing this issue as a country, and I believe that we are, we have to require essential information on the legal origin of catches and traceability for all species that enter the US market.”

IUU fishing is a serious threat to the sustainable management of fisheries worldwide, the report says. IUU fishing depletes fish stocks, undermines responsible management, destroys marine ecosystems, and threatens the livelihoods of coastal communities and fishermen. It has even been associated with slave labor, human rights abuses, and with drug and arms smuggling, further destabilizing vulnerable people and communities as well as the ocean environment.

“Americans want to see comprehensive solutions to the illegal fishing epidemic,” said Kuruc. “Along with the findings of this report, WWF today presented a petition to the Obama Administration signed by more than 200,000 US citizens urging action to end global illegal fishing for all species of fish.”


Más del 85% de las poblaciones mundiales de peces enfrentan un alto riesgo ante la pesca ilegal, no declarada y no reglamentada (pesca INDNR), según un nuevo informe del World Wildlife Fund (WWF, por sus siglas en inglés), el cual recalca que la epidemia de pesca ilegal afecta mucho más que a un puñado de especies. El informe también revela que en varias zonas marítimas, todas y cada una de las especies de peces tienen un alto o moderado riesgo de ser pescadas ilegalmente.

"Estados Unidos importa más de 100 especies diferentes de peces capturados en su entorno natural y la gran mayoría está plagada de graves problemas de ilegalidad", expresó Michele Kuruc, vicepresidenta del Programa de Políticas Oceánicas de WWF. "Tal magnitud de ilegalidad requiere de una solución integral que proteja a todas las especies, no solo a unas pocas. La viabilidad a largo plazo de las pesquerías de nuestro planeta y de los ecosistemas oceánicos así lo exige".

El informe de WWF, Pesca Ilegal: ¿Cuáles peces están en mayor riesgo?, es el primer análisis en su tipo sobre las estimaciones más recientes de la pesca INDNR e incluye a la vez evaluaciones realizadas por las Naciones Unidas sobre la salud de las poblaciones de peces. El informe revela que más del 85% de las poblaciones mundiales de peces está en riesgo, con el 54% de los grupos de especies en alto riesgo y el 32% en riesgo moderado ante la pesca INDNR. Las especies afectadas por la pesca ilegal varían alrededor del mundo, incluyendo el atún rojo, las caballas, los cangrejos de nieve, los camarones y cientos de otras especies más, según detalla el informe.

Mientras que el gobierno federal ha incrementado notablemente sus esfuerzos para combatir la pesca ilegal en los últimos años, una propuesta del Consejo Oceánico Nacional de Estados Unidos (NOC, por sus siglas en inglés), la cual fue dada a conocer hoy en el Federal Register, requeriría la trazabilidad de solo un pequeño número de especies de peces. De acuerdo con el informe de WWF, un enfoque de solo ciertas especies, como el propuesto por NOC, significaría que la mayoría de los peces capturados ilegalmente continuará ingresando sin control a Estados Unidos.

"La lista de especies propuesta por NOC abordaría solo un 20% del problema de importación de pesca INDNR en Estados Unidos. Si bien este sería sin duda un paso significativo, no nos lleva a donde realmente necesitamos llegar", manifestó Michele Kuruc. "Si verdaderamente estamos interesados en abordar esta situación como país, y creo que lo estamos, debemos exigir información esencial sobre el origen legal de las capturas y la trazabilidad de todas las especies que ingresan al mercado estadounidense".

El informe indica que la pesca INDNR es una grave amenaza para el manejo sostenible de la pesca alrededor del mundo. La pesca INDNR agota las poblaciones de peces, socava la gestión responsable, destruye los ecosistemas marinos y amenaza los medios de subsistencia de las comunidades costeras y de los pescadores. Incluso se ha asociado con el trabajo esclavista, abusos a los derechos humanos y el contrabando de drogas y armas, lo que desestabiliza aún más a las personas y a las comunidades vulnerables, así como al ambiente marino.

"Los estadounidenses quieren ver soluciones integrales ante la epidemia de pesca ilegal", continuó manifestando Michele Kuruc. "Junto con los resultados de este informe, WWF presentó hoy una petición a la administración del Presidente Obama firmada por más de 200,000 ciudadanos estadounidenses instando a la acción, para poner fin a la pesca ilegal de todas las especies de peces alrededor del mundo”.