Toggle Nav

New Deal Secures Path to Clamp Down on Aviation Emissions

Versión en español en la parte inferior

MONTREAL - Countries at the International Civil Aviation Organization (ICAO) - the UN’s civil aviation body - have formally adopted an agreement to control emissions from international aviation. This deal is the world's first cap on net carbon emissions of an entire global industry sector.

“Three hundred days after the gavel fell in Paris, countries are tackling a major loophole in that deal: international aviation emissions,” said Lou Leonard, World Wildlife Fund's senior vice president of climate and energy. “But we are far from the finish line in curbing carbon pollution from international aviation. This is the starting block. It’s a foundation we must build on over time.”

Because countries negotiating the Paris Agreement held off on addressing emissions from international aviation, which fall outside of countries’ domestic emissions targets, the responsibility falls on ICAO to equitably deliver an agreement to tackle the rapidly-growing emissions from this sector. Despite this, during the negotiation process, countries in ICAO cut out key language linking long term emissions goals for the sector to the temperature goals set in Paris.

“This deal was the world’s first opportunity to test whether the new Paris Agreement would change the way we do business and rally the world toward its new goals. Yet just hours after celebrating the Paris Agreement's early entry into force, countries at ICAO are sending mixed signals about their ambition to reduce emissions by weakening the link between the aviation mechanism and the temperature goals set in Paris.”

The agreement as it stands falls short of what is needed to achieve ICAO’s own goal of carbon neutral growth by 2020, let alone the ambition required by the Paris Agreement.

“Unless we accelerate our pace, emissions from international aviation will take too much of our remaining carbon budget and will restrict our ability to reach the Paris Agreement’s global temperature goals. Countries need to build on this deal by creating new policies to ensure global aviation does its fair share and doesn’t undermine our ability to deliver on the Paris global temperature goals. Through an upcoming process in the ICAO environment committee, countries need to rebuild the connection between the long term temperature goals of the Paris Agreement and the emissions goals of this new ICAO mechanism.”

With current participation by governments and their airlines, more than three quarters of international aviation’s expected emissions growth (~2.5 billion cumulative tons of CO2 emissions) between 2021 and 2035 would be covered. At least 64 countries have stepped up and opted to join this agreement. “Countries can reaffirm their intention to deliver on the hope and the promise of Paris by opting in to this agreement. This agreement gets stronger and more effective with every country that joins.”

In the final hours of the before adoption of this deal, countries demonstrated that they understand the importance of high-quality carbon offsets. “Countries are signaling in this deal an understanding that not all carbon credits are created equal, and that this system needs to be managed to ensure that carbon offsets are not double counted, as called for in the Paris Agreement. Cutting corners on critical pieces like alternative fuel and offset quality criteria would undermine the entire deal,” said Leonard

---

Nuevo Acuerdo Asegura Vía para Frenar las Emisiones de la Industria de la Aviación

MONTREAL- Los países en la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) – el organismo especializado de administración de la industria de la aviación civil de la ONU- han adoptado formalmente un acuerdo para controlar las emisiones de la industria de la aviación. Este acuerdo establece el primer límite en el mundo sobre las emisiones netas de carbono en la totalidad de una industria global.

“Trecientos días después de que el martillo cayó en París, los países están enfrentando una gran laguna en el acuerdo: las emisiones de la industria de la aviación” comentó Lou Leonard, líder interino global del departamento de clima y energía de WWF. “pero estamos lejos de la meta en reducir la contaminación por carbono de la industria de la aviación internacional. Esta es una pieza inicial. Es una base sobre la que debemos construir con el tiempo”.

Dado que los países que negociaron el Acuerdo de París se abstuvieron de abordar las emisiones de la industria de la aviación internacional, que quedaron fuera de los objetivos nacionales de cada país, la responsabilidad de crear un acuerdo equitativo para combatir las emisiones que incrementan rápidamente en este sector recae ahora sobre la OACI. A pesar de esto, durante el proceso de negociación, los países en la OACI cortaron lenguaje clave que enlazaba el mecanismo de la aviación con los objetivos a largo plazo en relación a la temperatura establecidos en París.

“Este acuerdo fue la primera oportunidad del mundo para probar si el nuevo Acuerdo de París cambiaría la manera en la que trabajamos, y alentaría al mundo hacia sus nuevos objetivos. Solo horas después de celebrar la temprana entrada en vigor del Acuerdo de París, los países en la OACI están enviando señales contradictorias sobre su ambición para reducir emisiones al debilitar el enlace entre el mecanismo de la aviación y los objetivos de temperatura establecidos en París.”

El acuerdo en su estado actual queda corto para lograr el objetivo de la OACI, que es crecimiento neutral en carbono para el año 2020, ya no se diga de la ambición requerida en el Acuerdo de París.

“A menos de que aceleremos nuestro paso, las emisiones de la industria de la aviación internacional tomarán demasiado de nuestro presupuesto de carbono y restringirá nuestra habilidad de lograr el objetivo del Acuerdo de París en relación a la temperatura. A través de un proceso próximo en el comité de medio ambiente de la AOCI, los países deben construir la conexión entre el objetivo a largo plazo en relación a temperatura planteado en el Acuerdo de París, y los objetivos de emisiones de este nuevo mecanismo en la OACI.”

Con la participación actual de los gobiernos y sus aerolíneas, más de tres cuartos del incremento de las emisiones esperadas de la industria de la aviación internacional (~2.5 billones de toneladas acumulativas de CO2) entre 2021 y 2035 estarían cubiertas por la fase inicial del mecanismo. Al menos 64 países han intensificado sus esfuerzos y optaron por unirse el acuerdo. “Los países pueden reafirmar su intención de cumplir las expectativas de esperanza y la promesa de París al unirse a este acuerdo. Este acuerdo se hace más fuerte y más efectivo con cada país que lo suscribe.”

En las horas previas a la adopción de este acuerdo, los países demostraron que entienden la importancia de compensaciones de carbono de alta calidad. “Los países están enviando la señal con este acuerdo de que entienden que no todos los créditos de carbono son creados iguales, y que este sistema debe de ser administrado para asegurar que las compensaciones de carbono no seann doblemente contadas, como se pidió en el Acuerdo de París. Cortarle las esquinas a piezas críticas como el combustible alternativo y criterios de calidad de compensación, debilitaría el acuerdo en su totalidad” comentó Leonard.