Toggle Nav

UN Climate Talks Fail to Deliver Progress Despite Hottest Year on Record

English | Español

World Wildlife Fund (WWF) issued the following statement from Samantha Smith, Leader of WWF’s Global Climate and Energy Initiative at the close of the UN climate talks in Lima, Peru:

"Against the backdrop of extreme weather in the Philippines and potentially the hottest year ever recorded, governments at the UN climate talks in Lima opted for a half-baked plan to cut emissions.

"Governments crucially failed to agree on specific plans to cut emissions before 2020 that would have laid the groundwork for ending the fossil fuel era and accelerated the move toward renewable energy and increased energy efficiency.

"The science is clear that delaying action until 2020 will make it near impossible to avoid the worst impacts of climate change, yet political expediency won over scientific urgency. Instead of leadership, they delivered a lackluster plan with little scientific relevancy.

"Negotiators have wasted the wave of political optimism they rode into the talks, even after commitments to cut emissions from China and the US and an initial $10 billion in climate finance from countries large and small.

"Developed country governments couldn’t even manage to explain how they will deliver the long-promised US$100 billion per year in climate finance by 2020. In a move that seemingly dismissed the plight of the most vulnerable countries, they completely removed any meaningful language about ‘loss and damage’.

"If they’re in fact serious about preventing climate catastrophe, governments now have to start immediately identifying specific actions to cut emissions and provide finance before 2020. There will be ample opportunity to do so with the most powerful countries gathering at the G7 and UN summits both planned for June 2015. And they have six months to put forward their most ambitious emissions cuts and finance commitments for 2020 onwards, with all information to describe how they will meet those commitments.

"The outcome in Paris is still a mystery and governments can solve it. But it’s going to be hard road to pull everything together in the next year and churn out an adequate and equitable deal based on science and not politics.

"In a stark contrast to the negotiations we have seen positive developments outside. Latin American countries have have shown that decisive climate action is indeed possible, through announcements to ramp up renewable energy, further reduce forest-based emissions, and contributions towards the capitalization of the Green Climate Fund, with their own resources and support from others.

"Leaving Lima, WWF will continue to work with other civil society partners, local and national governments, businesses, and others inside and outside of this process to keep up the fight to address climate change with urgency."

# # #

 

Las negociaciones climáticas fracasaron en dar resultados a pesar de ser el año más caliente jamás antes registrado

WWF emitió las siguientes declaraciones de Samantha Smith, Líder de la Iniciativa Global de Clima y Energía de WWF al término de las negociaciones climáticas en Lima (Perú):

“A pesar de los extremos eventos climáticos en Filipinas y de que este año es potencialmente el más caliente jamás registrado, los gobiernos en las negociaciones climáticas de las Naciones Unidas en Lima optaron por un ‘plan a medio cocinar’ para reducir las emisiones.

“Los gobiernos fallaron rotundamente en alcanzar un acuerdo sobre planes específicos para reducir las emisiones antes del 2020, con el cual se sentarían las bases para terminar la era de los combustibles fósiles y se aceleraría el paso hacia las energías renovables y una mayor eficiencia energética.

“La ciencia es clara: demorar las acciones hasta el 2020 hará que sea casi imposible evitar los peores impactos del cambio climático; sin embargo, la conveniencia política ganó sobre la urgencia científica. En lugar de liderazgo, entregaron un plan opaco con muy poca relevancia científica.

“Los negociadores desaprovecharon la ola de optimismo político sobre la que iniciaron las negociaciones, incluso después de los compromisos de China y Estados Unidos de reducir sus emisiones, y de los US$ 10 mil millones iniciales para el financiamiento climático, proveniente de países grandes y pequeños.

“Los gobiernos de los países desarrollados no pudieron siquiera explicar cómo cumplirán con la promesa de los US$ 100 mil millones anuales para el financiamiento climático al 2020. En una movida que aparentemente desechó la situación de los países más vulnerables, removieron la narrativa significativa sobre “pérdidas y daños”.

“Si realmente quieren evitar la catástrofe climática, los gobiernos tienen que empezar inmediatamente a identificar acciones específicas para reducir las emisiones y para proporcionar financiamiento antes del 2020. Habrá varias oportunidades, especialmente con las cumbres del G7 y de las Naciones Unidas que reunirán a los países más poderosos en junio de 2015. Tienen seis meses para presentar sus reducciones de emisiones más ambiciosas y compromisos de financiamiento para el 2020 en adelante, junto con toda la información para describir la manera en qué cumplirán con ello.

“El resultado en París es aún un misterio y los gobiernos pueden develarlo. Sin embargo, será un camino difícil para poner todo en orden el próximo año, y elaborar así un acuerdo equitativo y adecuado, basado en ciencia y no en política.

“En un marcado contraste con las negociaciones, hemos visto desarrollos positivos en el exterior. Los países latinoamericanos han dado un muy buen ejemplo de liderazgo a lo largo del año, demostrando que la acción climática decidida es posible, con anuncios para el incremento las energías renovables, reducción de las emisiones provenientes de los bosques, preparación para los impactos climáticos y contribución a la capitalización del Fondo Verde por el Clima, con sus propios recursos y el apoyo de otros países.

“Al dejar Lima, WWF continuará trabajando con otros aliados de la sociedad civil, gobiernos locales y nacionales, sectores empresariales, y otros actores dentro y fuera de este proceso, con el objetivo de mantener viva la lucha contra el cambio climático con la urgencia necesaria”.