Toggle Nav

WWF Statement on Environmental Protection Agency Release of the Clean Power Plan

English | Español

In response to today's Environmental Protection Agency (EPA) release of the final Clean Power Plan rule, World Wildlife Fund issued the following statement from Lou Leonard, vice president, climate change:

"Today’s final rule for the Clean Power Plan is a potential game-changer, both at home and abroad. The Plan tackles the largest source of US carbon pollution – our dirty electricity sector. Today’s rule will help accelerate the transition already beginning toward a nation powered by clean energy that can never spill into pristine Arctic waters or destroy fisheries in the Gulf of Mexico.

"The Plan also lays a firm foundation for US leadership at the UN climate negotiations in Paris in December where we have a golden opportunity to finally deliver the truly global and cooperative effort needed. Historically, the US has been a laggard on international climate action, today’s announcement signals to the world that times have changed. Fully implementing the Clean Power Plan and upping its ambition over time is crucial to delivering on the domestic climate target that the US brings to Paris.

"But our ambition can’t end here. A large gap remains between the carbon-cutting pledges that countries, including the US, are making ahead of the Paris talks and what science says is needed to avoid runaway climate change. So as it takes these steps under existing authority at home, the United States has a responsibility, as the largest contributor to the climate crisis, to help close the emissions gap by supporting additional action abroad. Through partnerships with other countries the US can help cut emissions globally by helping to end tropical deforestation and accelerate clean energy deployment in rapidly emerging economies. This one-two punch of domestic and international action is the kind of American leadership that will be needed to secure a strong outcome in Paris."

 

En respuesta a las regulaciones para el Plan de Energía Limpia anunciadas por la Agencia de Protección Ambiental (EPA, por sus siglas en inglés), el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF, por sus siglas en inglés) emitió la siguiente declaración de Lou Leonard, vicepresidente de Cambio Climático:


“Las regulaciones finales anunciadas hoy para el Plan de Energía Limpia pueden potencialmente cambiar las reglas del juego, tanto en casa como en otros países. El Plan aborda la principal fuente de contaminación de carbono de Estados Unidos – nuestra sucia industria eléctrica. Las reglas de hoy ayudarán a acelerar la ya iniciada transición, rumbo a una nación basada en energías limpias que nunca ocasionarán un derrame de petróleo en las aguas prístinas del Ártico, ni acabarán con la pesca del Golfo de México”.

“El Plan también establece una base firme para el liderazgo de los Estados Unidos ante las negociaciones climáticas de la ONU que se realizarán en París en diciembre, donde tenemos una oportunidad de oro para entregar el esfuerzo global y cooperativo que se necesita. Históricamente, Estados Unidos ha estado rezagado en la acción climática internacional. Con el anuncio de hoy se envía una señal al mundo de que los tiempos están cambiando. La implementación del Plan de Energía Limpia y el aumento paulatino de sus metas, es crucial para cumplir con los objetivos climáticos nacionales que Estados Unidos llevará a París”.

“El Plan de Energía Limpia es la medida más importante que ha tomado Estados Unidos, en tiempos donde los estadounidenses están sintiendo cada vez más las consecuencias de no haber actuado durante muchos años. A nivel estatal, el Plan ofrece una flexibilidad sin precedentes en cuanto a cómo los estados pueden reducir sus emisiones, lo cual brinda innovadoras oportunidades para que las empresas de servicios públicos colaboren con los usuarios y los grandes clientes para reducir el uso de energía, ahorrar dinero y guiar el desarrollo de energía renovable en todo el país”.

“Pero aún queda mucho por hacer. Continúa habiendo una gran brecha entre las promesas de reducción de carbono que varios países, incluyendo Estados Unidos, han presentado con antelación a las negociaciones en París y lo que la ciencia indica que es necesario reducir para evitar el desboque del cambio climático. Así como se toman estas medidas en casa, bajo la autoridad existente, Estados Unidos tiene la responsabilidad, como uno de los principales contribuyentes a la crisis climática, de ayudar a cerrar la brecha de emisiones apoyando acciones adicionales en el extranjero. Por medio de acuerdos con otros países, Estados Unidos puede ayudar a recortar emisiones globalmente, por ejemplo, ayudando a detener la deforestación de bosques tropicales así como apoyando el desarrollo de energías limpias en economías emergentes. Estas acciones paralelas, a nivel nacional e internacional, es el tipo de liderazgo estadounidense que será necesario para asegurar un resultado sólido en París”.