CITES

Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres

“Esta convención es una de las mejores herramientas que tenemos para hacer frente a los crímenes internacionales contra la vida silvestre. Para que CITES sea aún más eficaz, las naciones deben rendir cuentas a sus contrapartes”

Leigh Henry
Asesor Principal de Políticas Públicas, Conservación de Especies y Cabildeo

¿Qué es la CITES?

CITES, la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestres, es un acuerdo global entre los gobiernos para regular o prohibir el comercio internacional de especies amenazadas.

A mediados del siglo XX, los gobiernos comenzaron a reconocer que el comercio de algunos animales y plantas silvestres tenía un impacto devastador en esas especies. Dichas especies estaban siendo orilladas a la extinción debido a su insostenible uso para la generación de alimentos, combustible, medicamentos y otros fines.

Sin embargo, pese a que cada uno de los gobiernos podía controlar lo que sucedía dentro de sus fronteras, no tenían una manera de hacer frente a los impactos del comercio internacional de estas especies. En 1973, 21 países abordaron este tema mediante la firma del acuerdo CITES.

Impactos en la conservación

Después de cuatro décadas, CITES sigue siendo una de las piedras angulares de la conservación internacional. Actualmente hay 183 Partes miembros y el comercio está regulado para más de 35,000 especies. Los representantes de las naciones que conforman CITES se reúnen cada dos o tres años en una Conferencia de las Partes (CoP) para revisar los avances y actualizar las listas de especies protegidas, las cuales se agrupan en tres categorías con diferentes niveles de protección:

  • Apéndice I: Incluye las plantas y animales más amenazados del mundo, como tigres y gorilas. El comercio internacional de estas especies, o incluso partes de ellas, está completamente prohibido, excepto en casos excepcionales como la investigación científica.
  • Apéndice II: Contiene especies como el hipopótamo y muchos corales que aún no están en peligro de extinción pero que podrían verse amenazados si se permitiera el comercio ilimitado. También se incluyen especies “similares” que se parecen mucho a las que ya están en la lista por razones de conservación. Las plantas y los animales de esta categoría pueden comercializarse internacionalmente pero existen normas estrictas.
  • Apéndice III: Las especies cuyo comercio solo está regulado dentro de un país específico se pueden colocar en el Apéndice III, si ese país requiere la cooperación de otras naciones para ayudar a prevenir la explotación.

CITES también reúne a los agentes y autoridades de agencias de vida silvestre, parques nacionales, aduanas y agencias de policía para colaborar en los esfuerzos para combatir los delitos contra la vida silvestre cuyo blanco son animales como elefantes y rinocerontes.

Medidas contundentes en Ginebra, Suiza

La CoP18 se llevará a cabo en Ginebra, Suiza, del 17 al 28 de agosto, y reunirá a los gobiernos de todo el mundo, agencias del orden y organizaciones no gubernamentales para revisar los avances, actualizar las listas de especies amenazadas por el comercio y fortalecer la gestión del comercio internacional de especies amenazadas y en peligro de extinción.

WWF espera que los gobiernos reconozcan la grave amenaza que representan los delitos contra la vida silvestre y responsabilicen a los países por no cumplir con sus compromisos de protección de las especies en peligro de extinción. En CITES, WWF se centrará en la defensa y promoción de artículos relacionados con el tráfico ilegal de marfil de elefante, cuernos de rinoceronte, partes de tigre y ciertas especies marinas. Las principales prioridades de WWF en la CoP18 incluyen:

  • Eliminación gradual de los “criaderos de tigres”: dado que el número de criaderos de tigres sigue siendo una amenaza para la conservación de los tigres, particularmente en China, Laos, Tailandia y Vietnam, WWF hace un llamado a estos gobiernos para que eliminen los criaderos de tigres en sus países y den fin al comercio de partes de tigre provenientes de cualquier fuente.
  • Cerrar los mercados de marfil y mejorar los Planes de Acción Nacionales para el Marfil (PANM): Vietnam y Mozambique son dos de los principales actores en el comercio ilegal de marfil y deben someterse a procedimientos de cumplimiento más amplios y sistemáticos dentro de la CITES. WWF defiende firmemente el cierre de los mercados legales nacionales de marfil que están contribuyendo a la caza furtiva y el comercio ilegal. WWF presionará para que el proceso de los PANM sea más claro, más transparente y responsabilice a los países de llevar a cabo estos planes. Los PANM indican los pasos específicos y plazos establecidos que los países deben adoptar para combatir el tráfico ilegal de marfil.
  • Presionar a Vietnam para fortalecer las regulaciones del marfil y cuernos de rinoceronte: Vietnam es un país de gran preocupación por su papel en el comercio legal e ilegal de especies incluidas en la CITES. El gobierno vietnamita debe fortalecer y hacer cumplir sus leyes, enjuiciar a quienes se dedican al tráfico ilegal de vida silvestre y establecer políticas y programas que reduzcan la demanda de productos de cuernos de rinoceronte, marfil y tigre.
  • Enfrentar el tráfico ilegal de totoaba y la captura incidental de la críticamente amenazada vaquita: WWF está pidiendo medidas urgentes para que Estados Unidos, México y China aborden el tráfico internacional ilegal de totoaba y la captura incidental resultante de la marsopa vaquita, especie que se encuentra al borde de la extinción.

Desde la última CoP de la CITES, hace tres años, el impulso internacional contra los delitos relacionados con la vida silvestre -que incluye una serie de acciones y compromisos de parte de los gobiernos- continúa creciendo. La CoP representa una oportunidad para poner en práctica estos compromisos a través de firmes medidas ante el tráfico ilegal de vida silvestre, la corrupción, la reducción de la demanda y el cumplimiento de la ley.

La agenda de la CoP de este año incluye un número récord de puntos a debatir. WWF presionará para que se adopten propuestas clave para combatir el tráfico ilegal de vida silvestre y hará un llamado a los países que no estén cumpliendo con sus compromisos para que rindan cuentas ante la CITES y enfrenten suspensiones comerciales de ser necesario.