La tortuga matamata es nocturna y puede esconderse a plena vista

Pocos animales como la tortuga matamata están tan bien adaptados para sobrevivir en ecosistemas fluviales. Este reptil nocturno se camufla perfectamente en su turbio entorno de agua dulce y, como muchas tortugas, puede contener la respiración durante largos períodos de tiempo. Cuando la matamata necesita respirar, tiene una ventaja única: su angosto hocico es prácticamente un snorkel incorporado a su cuerpo, el cual puede levantar a la superficie para tomar un poco de aire.

Mata mata turtles in water

TORTUGA MATAMATA: Chelus fimbriatus

DISTRIBUCIÓN: La porción norte de América del Sur, principalmente en los ríos Amazonas y Orinoco

TAMAÑO: Hasta 1.5 pies (45 cm) de largo

PESO: Hasta 38 libras (17 kg)

DIETA: Peces y otros animales pequeños

HÁBITAT: Fondo de los ríos y otros cuerpos de agua dulce poco profundos y de lento movimiento

  1   HOCICO Una nariz larga y tubular que permite a la tortuga respirar debajo de la superficie del agua.

  2   BOCA La ancha boca de la tortuga se abre con una fuerte fuerza de vacío que succiona tanto el agua como la presa.

  3   CABEZA Su cabeza aplanada y su cuello lleno de protuberancias asemejan a la hojarasca, lo que le ayuda a mezclarse con los fondos lodosos de los ríos.

  4   CONCHA Un caparazón rugoso, generalmente cubierto de algas, camufla a la tortuga.

  5   OJOS La matamata tiene buen oído pero vista débil: depende de los nervios sensoriales alrededor de la cabeza y el cuello para "ver" su entorno bajo el agua.

SEPARACIÓN: Hasta hace poco, los científicos creían que la tortuga matamata era la única especie restante del género Chelus, pero una nueva investigación ha demostrado que las que viven en la cuenca del Amazonas (Chelus fimbriatus, arriba) son genéticamente distintas de las que viven en la cuenca del Orinoco (Chelus orinocensis, mostrada aquí).

LAS VENTAJAS DE SER INTROVERTIDA: La capacidad de la matamata para ocultarse la convierte en una astuta cazadora: puede acercarse sigilosamente y tragarse a sus presas sin ser detectada.