Protegiendo la Amazonía peruana

41 millones de acres serán protegidos en la Amazonía peruana a través de una nueva iniciativa.

Alfredo Ferreyros ha tenido la oportunidad de ver manadas de guacamayos volar sobre los ríos de la Amazonía peruana, con sus brillantes plumas creando un arco iris en el cielo. En muchas ocasiones se ha despertado antes del amanecer para visitar los lagos donde juegan las escurridizas nutrias gigantes de río. Incluso ha visto jaguares agazapados en la densa vegetación en lo profundo de la selva amazónica.

Hace cuarenta y cuatro años Ferreyros creó una de las primeras empresas de ecoturismo en Perú. Desde entonces, ha podido observar la mayoría de las maravillas naturales que los turistas desean ver en la Amazonía peruana. Pero también ha sido testigo de crecientes desafíos en la Amazonía, principalmente la deforestación. Desafortunadamente, la deforestación anual más alta jamás registrada en el país ha sucedido en los últimos cuatro años.

Una de las mejores formas para acabar con la deforestación -la cual afecta negativamente el trabajo de Ferreyros y de todas las personas en Perú cuya subsistencia depende de un entorno saludable- es garantizar que existan fondos a largo plazo para que los parques nacionales del país sean administrados adecuadamente. Los parques, que en su mayoría se encuentran en el Amazonas, se mencionan en papel como "áreas protegidas". Sin embargo si no se cuenta con suficiente presupuesto para administrarlos efectivamente entonces no pueden ser realmente protegidos de los madereros ilegales, los cazadores furtivos de vida silvestre, los mineros de oro y otras personas que solo ven signos de dólares en los bosques de Perú.

Por esa razón Ferreyros, quien ha ayudado a diseñar la red de áreas protegidas del país, está entusiasmado con una nueva iniciativa que contempla el financiamiento para la expansión y el efectivo manejo de estos importantes lugares en Perú. A través de los Parques Nacionales: Patrimonio Natural del Perú, se destinarán $140 millones de dólares para proteger de manera permanente casi 41 millones de acres en la Amazonía peruana. El 24 de mayo, los socios que apoyan la iniciativa estaban presentes en el Amazonas celebrando el compromiso de este financiamiento así como todas las condiciones necesarias para utilizar estos fondos.

El financiamiento para la iniciativa dirigida por el Gobierno del Perú proviene del Gobierno del Perú, WWF, la Fundación Gordon y Betty Moore, el Fondo Andino Amazónico y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial. Los recursos serán utilizados para la adquisición de equipo y la capacitación.

Este es un gran logro no solo para Perú sino también para el Amazonas en general ya que esta iniciativa se suma a otras dos similares en Brasil y Colombia. Juntas, estas tres iniciativas protegerán de manera permanente aproximadamente el 12% del Amazonas.

Las áreas protegidas en la Amazonía peruana son vitales para la salud y la prosperidad del medio ambiente y la economía del país. Los bosques, por ejemplo, tienen el potencial de absorber casi el 50% de las emisiones estimadas por la deforestación en la Amazonía peruana. También ayudan a impulsar la economía, principalmente por medio de los ingresos generados por el turismo que viaja para observar la vida silvestre amazónica.

Las áreas protegidas bien administradas ayudan a garantizar estos beneficios así como muchos más que pueden lograrse a partir de hoy y en el futuro.